Un bodegón diferente

Hoy les he sorprendido llevando a clase una bolsa llena de fruta. He comprado la más bonita y colorida de la tienda, naranjas, fresones, kiwis, limas, ciruelas, manzanas rojas, amarillas, verdes… Les he pedido que elijan la fruta que más les gustase porque se la tenían que comer, si he dicho comer!!  para poder dibujar cada fruta en tres momentos diferentes, entera, mordida y casi terminada.

Les ha encantado la idea estaban todos emocionados seleccionando la fruta que iban a pintar y a comer. EL único requisito es que no repitiesen las mismas frutas para que todos los dibujos fuesen diferentes. Les costó un poco decidirse pero al final se pusieron de acuerdo, disfrutaron mucho pintado y aun más comiéndolas!!  Sigue leyendo

Anuncios